El anuncio antianuncios

El título es algo paradójico, lo sé. Intenta reflejar el sentimiento generado en mí al conocer la propuesta de AdBlock. Pero, empecemos por el principio:

AdBlock es una extensión que permite bloquear la publicidad ‘molesta’ en Chrome y Safari. No sé muy bien a qué tipo de publicidad se refiere dicho calificativo porque, como todos sabemos, es algo relativo pero intuyo que a la mayoría de publicidad online que te impide o retrasa la visita a un sitio, la lectura de un artículo, el visionado de un vídeo… ya me entendéis. Se supone que AdBlock bloquea esos ‘malditos anuncios’ y tú navegas libre, tranquilo, a tu rollo, sin indeseadas e inoportunas interrupciones.

Bien, hasta aquí, de acuerdo. Si la quieres te la instalas y si no, pues no (yo, obviamente, no la tengo instalada). Lo curioso del caso es que ahora quiera hacer publicidad digital para captar más clientes, usar el medio y soportes que ella misma bloquea para darse a conocer.

Como dijo en su día el famoso padre de Julio Iglesias: ‘Raro, raro, raro…’.

AdBlock se financia a través de donaciones y, en ese sentido, aplaudo su coherencia al intentar recaudar fondos a través del crowdfunding… lo más llamativo es que su intención más asequible, y por lo tanto más realizable, sea aparecer en banners y videos comerciales a través de Internet. Puede ser que penséis que a algunos usuarios pueden incomodarles y acaben bloqueándolos con el mimo AdBlock ¿no? Pues no, porque solo ‘molestarán’ a los que no utilicen AdBlock. Arriesgado es, más que nada por el toque oportunista que puede deducirse de todo ello.

Las aspiraciones de Michael Gundlach, fundador de la compañía, no terminan aquí, no os vayáis a creer. Lo de los banners y videos lo llevará a cabo si llega a los 25.000$ pero si llega a doblar esa cantidad (que ya os adelanto que es ‘reto superado’) se anunciará en Times Square (supongo que una opción excluye a la otra). Puestos a pedir, si se llega a una recaudación de 150.000$, el objetivo es anunciarse en el New York Times y, si por un milagro, se llega a los 4,2 millones de dólares se pretende realizar un spot para la SuperBowl 2014, casi nada. Todo esto, En teoría, debe conseguirse en 30 días… faltan 14.

AdBlock_ crouwdfunding_recompensas

Existen ‘recompensas’ para las aportaciones. No es que compres, pero casi. Puedes verte gratificado con camisetas, sudaderas, un chat en directo con el jefe, Michael Gundlach e, incluso, con un trabajo ‘codo a codo’ con él.

Me encuentro con dos marcadas visiones sobre esta campaña, contrapuestas claro. Defienden: una, la de AdBlock, la pretensión de una mejor experiencia para el usuario a la hora de navegar, aferrándose a la idea de que las compañías deben desarrollar modelos de negocio que no dependan de la publicidad; la otra, la de muchos sitios web que se nutren económicamente de la publicidad y que gracias a sus ingresos pagan al personal que crea sus contenidos, contenidos de calidad.

AdBlock_ crouwdfunding_No_ad_here

Sea cual sea tu postura, tendrás que reconocer que AdBlock sabe llamar la atención, aunque sea a través la ironía, paradoja o contradicción, rozando, desde mi punto de vista, la hipocresía.

Más de 25.000 reproducciones del vídeo en Youtube y 59.000$ recaudados, cuando se encuentra a mitad del camino, me hacen pensar que esta no será la última vez que oigamos hablar de AdBlock. Eso sí, yo me quedo con darle un click a la ‘x’ para cerrar un anuncio, que nunca se sabe…

No deja de parecerme curioso… un anuncio para deshacerse de los anuncios, un anuncio antianuncios ¿y a vosotros?

2 comentarios en “El anuncio antianuncios

  1. Creo que tiene toda la coherencia del mundo. Justamente, las personas que todavía siguen visualizando banners y otros tipos de publicidad digital son su target group. Los que ya tienen la aplicación instalada, obviamente, no son el público objetivo de esta campaña. Lo serían, por ejemplo, si fuera una campaña para captar fondos (en ese caso, obviamente, anunciarse en banners sería un error).

    Vamos… que yo no veo ningún problema.

    • Entiendo lo que dices, Rubén, su público objetivo está ahí pero sigue pareciéndome contradictorio utilizar el mismo medio que bloqueo para anunciarme. Aunque, en realidad, creo que el principal ‘problema’ es saber qué se considera ‘publicidad molesta’.

      En fin, me viene a la cabeza aquel refrán: No se puede estar en misa y repicando…

      Gracias por opinar. Vuelve cuando quieras.

      Saludos,
      Eva.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s